Tips

Has click sobre el título de tu interés

• Seis pequeños cambios para mejorar tu salud
1. Cuida tu cuerpo
2. ¡Esa postura!
3. Menos plato y más zapato
4. Duerme lo suficiente
6. ¡Sonríe!

• Toma un vaso de jugo de naranja a diario para aumentar el hierro del cuerpo.
• Espolvorea con canela el café para mantener bajo el colesterol.
• Cambia el pan integral para tener mayor aporte de fibra.
• Mastica los vegetales más tiempo para aumentar la cantidad de químico anti cancerígenos liberados en el cuerpo.
• Reduce la ingesta de comida en un 20% sirviéndose porciones más pequeñas.
• Come frutas y verduras de todos los colores para tener una buena mezcla de antioxidantes, vitaminas y minerales.
• Limpia el cepillo de dientes y renovarlo cada tres meses para evitar propagación de gérmenes.
• Realiza juegos de memoria para ejercitar la mente y prevenir el Alzheimer.
• Usa hilo dental para una adecuada limpieza bucal y evitar el mascar chicle pues aumenta los riesgos de sufrir arterioesclerosis.
• Ríe constantemente para reducir el estrés y aumentar las defensas naturales del cuerpo.
• Mantén contacto con la familia. Según los estudios, esto reduce la depresión los problemas de alcoholismo y drogadicción.
• Disfrute del té como una buena fuente de antioxidantes y además evita el riesgo de enfermedades coronarias.
• Cuide su mascota, es un vínculo afectivo sincero y leal.
• Las verduras deben guardarse en el cajón de la refrigeradora para evitar que pierdan sus propiedades por la luz.
• El consumo de semillas y nueces reduce el riesgo de diabetes.
• Evite las críticas destructivas, sea positivo.
• Tome 1.5 litros de agua de forma diaria.
• Consuma cinco porciones de frutas y verduras de forma diaria mejora la salud.
• Es importante seguir un horario regular de las tres comidas y las dos meriendas.
• Hacer ejercicio diario, por lo menos 30 minutos es recomendado por médicos.
• Los alimentos integrales reducen el aporte de calorías y mejoran la digestión.
• No seguir dietas estrictas ni excluir alimentos, lo recomendable es la variedad en carbohidratos, proteínas, frutas, verduras, lácteos bajos en grasa y grasas saludables como el aguacate, el maní y el aceite de oliva.
• Controlar las porciones de alimentos. Recuerde que el plato de comida se divide en dos: una mitad de verduras y otra que se subdivide en dos: proteína y carbohidrato.
• Evitar el consumo de alimentos muy condimentados, grasosos y picantes.
• Durante la preparación de los alimentos lave sus manos y utensilios.

• No utilice el ascensor, suba y baje por las escaleras.
• Elija caminar en lugar de usar el carro cada vez que sea posible.
• Realizar en casa las actividades de limpieza sin utilizar electrodomésticos es una oportunidad para ejercitarse.
• Dar un paseo diario a paso rápido también beneficia su salud.
• Armar un plan de ejercicio; definir días, horarios y lugar a donde ir a practicar. Busque nuevas formas de ejercitarte.
• Prácticas como el yoga o pilates son reconocidas por mejorar integralmente la salud.
• Aprenda a conocer y entender las manifestaciones de su cuerpo.
• Cuide sus músculos. Si nunca ha practicado deporte inicie con movimientos lentos.
• Si entrena con pesas, use las más pequeñas para mejorar la resistencia y acondicionar el cuerpo. Poco a poco aumenta el peso y las repeticiones dependiendo del resultado que quiera obtener.
• Recuerde que la actividad física es sólo una parte de su plan de salud. Si complementas tu rutina con cambios selectivos en la alimentación, los resultados serán más notorios. ¡Mucha suerte!
• Elige bien el calzado para correr, esto es fundamental para el cuidado de tus pies y para evitar lesiones. Pregunta por tenis aptos para hacer ejercicio y verás la diferencia.
• Mantente bien hidratado durante el ejercicio.
• No inicies con demasiado ejercicio al principio. Lo ideal es que el incremento sea gradual, ya sabes que tu cuerpo no está acostumbrado.
• Los ejercicios de calentamiento son importantes antes de hacer cualquier ejercicio; eso evitará lesiones.

• Los nutricionistas recomiendan mantener un horario fijo para las comidas principales.
• Los nutricionistas recomiendan masticar despacio los alimentos.
• Para la salud nada como consumir una gran variedad de frutas y verduras, hasta 600 gramos diarios.
• Reduzca el consumo de carbohidratos y aumente el consumo de frutas y verduras.
• Reduzca el consumo de azúcar y sal.
• En la preparación de las carnes la sal se puede reemplazar por sazón con hierbas y pimienta.
• Si le gusta la leche, prefiera los productos descremados y desnatados.
• Escoja ‘grasas saludables’ como el aceite de oliva, mejor si es virgen, por su mayor riqueza en antioxidantes.
• Consuma pescado, especialmente azul, 3 o más veces por semana.
• Las carnes con un menor aporte graso son las de búfalo, pavo, conejo o avestruz.
• No olvide que los refrescos y bebidas azucaradas tienen muchas calorías y si abusa de ellos le harán ganar peso y deteriorar su salud.
• No haga casos de los remedios ‘milagro’ que le aconsejen personas que no son profesionales de la salud.
• Los regímenes alimenticios mal llamadas dietas solo las prescriben los médicos y nutricionistas.
• Evite alimentos embutidos y fritos.
• Para preparar las verduras, no permita que se sobrecocinen pues pierden muchas de sus propiedades y de la firmeza. Prefiéralas crujientes y frescas.
• Para cocinar busque recetas preparadas al horno, al vapor, en papillote o a la plancha, con especias naturales; y evite fritos y horneados con salsas cremosas.
• Termine de comer cuando se sienta satisfecho y no espere a estar lleno.
• Manténgase bien hidratado siempre y recuerde que para ello nada mejor que el agua.
• Desde el momento de hacer las compras en el supermercado planee su alimentación y la de su familia. Dígale no a los precocidos, snacks, gaseosas, golosinas, embutidos, sal, azúcar y productos artificiales.
• No consuma tanta sal y prefiera la que tiene menor contenido de sodio y solo coma una harina en cada comida.
• Incluya el pescado como mínimo dos veces a la semana en su dieta, pues es uno de los alimentos con más propiedades. El pescado azul por ejemplo es rico en ácidos grasos omega 3.
• Dígale sí a los frutos secos ya que constituyen una fuente de proteínas, fibra, vitaminas y grasas equilibradas.
• Utilice recipientes antiadherentes para minimizar el consumo de grasas.
• Reduzca la cantidad de azúcar que consume. Utilice canela, nuez, moscada, extracto de vainilla o almendra para darle sabor a sus comidas.
• Consuma más granos. Aportan muchas proteínas y dan mayor sensación de saciedad. Si tiene problemas de colón debe probar cada uno y ver cual tolera.
• Lea siempre las etiquetas de lo que va a consumir. Esto le indicará cuáles son los componentes del producto y si son saludables.

• Dedique tiempo a realizar una actividad que disfrute: leer, aprender algún instrumento musical, un taller de manualidades, cocina, hacer obras benéficas, disfrutar del cine, hacer deportes, etc.
• No guarde cosas, intercambie entre familiares y amigos o done.
• Desconéctese por momentos del teléfono celular. Trate de concentrarse en otras actividades. El mundo no se limita a lo que sucede en redes sociales y el chat.
• Procure salir de la ciudad, aunque sea una vez al mes. Disfrute de actividades al aire libre, un picnic o una caminata.
• Si tiene niños, aprovéchelos. Son grandes aliados para enseñarnos a ver la vida con más serenidad y curiosidad.
• Incorpore a su vida prácticas solidarias. Ayude a sus vecinos, a alguien en el supermercado, a un compañero de trabajo. Las buenas acciones son la verdadera revolución en el mundo.
• No dañe ningún ser vivo.
• Cuide las plantas de su casa y del entorno.
• Piense en actos amigables y solidarios con el planeta en cada elección que tenga.
• Incremente los trayectos a pie. Sube escaleras y opte por caminar cuando recorra distancias cortas y el clima lo permita.
• Eduque a sus hijos con consciencia de género. Sus acciones son el ejemplo para ellos.
• Eduque a sus hijos con consciencia de cuidar el medio ambiente. Sus acciones son el ejemplo para ellos.
• Eduque a sus hijos con amor y / o respeto por los animales.
• Procure disfrutar lo que hace. Es importante que encuentre sentido y valor a su trabajo y vida. La frustración puede traerte consecuencias anímicas muy destructivas.
• Muchas investigaciones afirman que saturar a los pequeños con cursos y actividades puede ser contraproducente y generarles estrés y frustración. Los niños necesitan tiempo de descanso.
• Dedique tiempo a sus amigos. Comparta un café o té cualquier tarde o salga a comer con ellos.
• Manifiestar afecto es bastante sanador y construye relaciones sanas. Visite a sus familiares, llame a sus padres con frecuencia.
• Elija actitudes amables con los demás.
• Si le gustan las mascotas, anímese a tener una. Los perros y los gatos son las mejores compañías, especialmente son benéficas para los niños y las personas solitarias.
• Dedicar tiempo a su arreglo personal no es solo vanidad, es un tema de autocuidado que genera seguridad y confianza.
• Trata de dedicar un tiempo (de diez a veinte minutos) a descansar. Si puede haga una pequeña siesta o interrumpa sus actividades laborales por un periodo corto para estirarse, tomar onces o hacer un break.
• Si le gustan, tenga plantas en los espacios domésticos. Ayudan a equilibrar, embellecer y relajar.
• Incorpore actitudes eco-responsables. Recicla, reutiliza y haga uso adecuado del agua y la electricidad.
• Modifique de forma consciente, planeada e inteligente su lista de compras, es el inicio de cambios de hábitos y vida.
• Si le llama la atención, aprende a cocinar: es un paso definitivo para comer bien y tener buena salud.
• Reduzca el estrés en tu vida: investigue y busque alternativas. Está confirmado que el estrés enferma física y mentalmente.
• Mejore sus hábitos de descanso: un horario de descanso regular puede ayudarnos mucho a recuperarnos del cansancio del día anterior.
• Convive. El bienestar psicosocial es parte de la salud. Realice actividades recreativas que te permitan divertirte y distraerte. Visita lugares diferentes, da un paseo por la naturaleza y aprovecha para consentirte con los que más quieres.